domingo, 4 de diciembre de 2011

El Grito Mudo

Escribir palabras sinsentido, intentar comprender el lenguaje, ¿existiría acaso la duda? lengua lenguada, filosa astilla de doble filo. El sol no calienta las caras, la luz nos incinera en esta lluvia de fuego. El viento huele misterio cuando nuestros cabellos danzan. Yo veo, yo siento, yo duelo. Duelo de una marcha funebre y de una carta sin abrir de un sobre sellado. Tu voz, cascada. Caricias melodiosas, miradas. Las miles de formas en las que te... todo este obscuro abismo, cuchillas de hielo, caótico se traga a sí mismo el Ouroboros. Destrucción y calma. El desasosiego y la paz muerta del que ya se dispersa bajo la tierra. Tranquilo se vomita así mismo el Ouroboros y un Ouroboros nace de su boca. ¿Qué crees/as?, si respondes, reconoces, si callas, todo es quizás a ratos. No sé, no lo sé, no lo sé. Fatiga, y final.Te quiero.

Más abajo hay peces, murciélagos y zorros que usted si desea puede alimentar

y eso nomás hay.