viernes, 3 de junio de 2011

Algo me cayó...

Es que si me echo pa abajo es porque me tengo tan poca fe, siento tanta culpa de existir, como si no lo mereciera, porque así me hicieron sentir. Porque todo me duele tanto, porque detesto mi vida, y ansío mi muerte que nunca llega, y siento que no merezco nada bueno. Porque de algún modo llegué a pensar así en mi adolescencia, porque no sé sentir de otro modo. Porque la tristeza y la confusión anidan en mí, tanto como mi culpa heredada(del cristianismo quizás), o mis contradicciones. No sé, no sé nada, por eso, siempre ando alienada, pensando puras weás, porque en el fondo igual estoy buscando algo, una especie de respuesta. O en el fondo más fondo, sé que eso es imposible, es imposible conocer nada, y por eso a veces sólo me sumerjo en el sentir, y puta que duele, y me da lo mismo si me llaman emo, si no existiera el sentido, quizás no me doliera nada. Pero no tienen idea de lo que las emociones producen en mí, son mi mundo, o mejor dicho mi océano que es donde habito, allá en la zona abisopelágica. Me gusta esa metáfora, pero a veces creo que soy demasiado trágica, sin embargo, no puedo serlo de otro modo, juro que lo he intentado. Curioso que albergue una estúpida esperanza, mi contradicción, mi perdición, y a la vez mi sustento, porque es lo que hace que me desilusione y todo adentro se haga pebre y añicos, y entonces yo bajo, y me como los restos, y de eso vivo.

Soy prima de Gregorio Samsa
en grado 8623759140º
y sobrina de Alejandra,
"
...la silenciosa en el desierto,
la viajera con el vaso vacío...
"


Hoy día lloré con pena, con culpa, con remordimiento,
lloré con esas ganas que vienen de repente de volver
a haber hecho las cosas "bien", cuando ya no se puede,
porque La Poderosa, se interpone.


Delicada y frágil quedé, pero siempre es así.
Las heridas se necronizan al aire.
Si tan sólo algún gusano amable pasase por mí,
y me sanara las heridas, pero no sé,
me gustan mis heridas,
es todo tan raro y tan confuso,
a veces me gusta así,
otras veces me duele,
otras veces no sé.




"La chica mas contradictoria que jamás haya conocido", o algo así me dijeron una vez, porque quiero y no quiero, porque soy narcisista, ergo, déspota, y sin embargo, soy tan sumisa, tan presa y esclava de mis cadenas. Porque juro que el mundo es como YO creo, pero, muchas veces actúo víctima de mis mutilaciones.

Podría seguir, seguir desahogándome de toda esta pena, que no es rabia, sólo es pena, y cuando la pena se queda pena:
luego llega la calma de la destrucción
...
la marea sube y baja, el sol nos besa tiernamente las pieles, el olor salado de la playa nos parte los labios
...
yo duermo, y después despertaré.

Despetaré por ladridos, por botellas que se rompan, por disparos, o borrachos discutiendo bajo mi ventana, quién sabe, o quizás sólo despierte cuando todo esté callado, cuando oiga la voz de la noche/madrugada. Cuando los humanos duerman, y permanezcan sólo despiertos seres contados con los dedos de las manos y los pies.


Luego de haber vomitado esto, las fuerzas se han drenado,
y fluye con fuerza un cansancio,
un cansancio cansado.



Más abajo hay peces, murciélagos y zorros que usted si desea puede alimentar

y eso nomás hay.