sábado, 7 de agosto de 2010

Matices monocromáticos

Furia de ir y arremeter
contra quién sea
unas cuántas
maldiciones.

Imprecar a gritos
este torrente colérico
que ruge a través
de mis entrañas
y mis vísceras.

La saña se desfigura,
se distorsiona hasta
dejar un álito extenuado.

Pusilánime el espíritu,
agotado el ánimo,
sajada la carne.

Des-integración.

Más abajo hay peces, murciélagos y zorros que usted si desea puede alimentar

y eso nomás hay.