miércoles, 4 de agosto de 2010

Ayer lo debieron saber

A ustedes van estas palabras, estas meditaciones
y estas preguntas cada cuál verá lo que le llega o
le acomoda más:


- ¿Es esta la primera vez que intentas dar
algo porque sí y punto, o sueles hacerlo por culpa,
por burla o ni siquiera? yo creo que escupiste un poco y
ahora sólo yo recuerdo las manchas que quedaron
en el suelo. Pero no te preocupes, no me sorprende
tú ambivalencia multipolar, más bien, intento descubrir
qué es lo que pretendes. Si lo reconozco. Ya resignada,
espero que se acabe pronto el pan, igual he visto el
salero, y cada vez hay menos sal.


...


- Tené razón, quitémosle las etiquetas a esto.
No somos nada, y a la vez supongo que el no
serlo le da cierto algo a lo que no somos, pues
al no ser nada podemos ser más cosas que algo
o nada. Mejor no seamos nada porque eso es
jerarquía y represión. No podría ser diferente,
odiando yo tanto tanta convención social. De
ahora en adelante, no habrán palabras,
ni
nombres en esta conversación.




...


- Luego de pensarlo un poco, me parece que le
pusiste demasiados tomates a la ensalada si igual
no había tanta sal como pa rellenar tanto los zapallos.
Aunque quizás, si te sentiste mal con el sabor del
arroz, pero después lo cocinamos siempre a fuego lento.


...


- No sé. Aún siento el (re)mordimiento del tropiezo
que me dí, con mis propias piedras, que fui juntando
en la alacena del cajón.


...


- Y ustedes dos, no lloren, ni sufran más, resígnense
al juego, que en esto nada se pierde, y todo sirve
para entretener. Entiendan que es un juego
y que él nunca va a ceder
.


...

Eso por el momento.

Más abajo hay peces, murciélagos y zorros que usted si desea puede alimentar

y eso nomás hay.