martes, 3 de agosto de 2010

Las retribuciones no competen

No queremos decir nada enredado, pero no sabes si resulte mucho. Está triste, pero siempre estoy triste, como dijo Neftalí. Vuelven a ese estado, es tu nivel del mar. Últimamente me has hecho subir las escaleras, pero habitamos más allá del hades, donde la oscuridad es tan negra y fría, que penetra en las moléculas, destruyéndolas por la presión. Con el tiempo van cambiando los destinatarios de esta carta jamás enviada. Es verdad, los diálogos escritos son más claros que otras cosas. Crees que fue una obsesión en su tiempo, lo de enfocarse en elementos errados, dañinos, que quedarán abandonados a su suerte en los pasillos. No sé. ¿Cuándo volverán los pájaros? ¿Quién es más sentimental? Nos vamos a soterrar cuidadosamente entre la tierra y los escombros, y persistirán las olas, tu congoja intermitente volverá en el próximo puerto, te verá desde su ventano, y vendrá a recibirte con un obsequio como corresponde.

Más abajo hay peces, murciélagos y zorros que usted si desea puede alimentar

y eso nomás hay.