domingo, 11 de julio de 2010

Fumando en la ventana

Ha sido demasiado intenso, agudo, penetrante. Demasiado excesivo, desmesurado, exorbitante. Y ahora sólo quieren dormir, sólo procuran confiar. Desean que toleren los hilos unos 37324800000 segundos más. Esperas que lo olvide / Esperas que no lo olvide. Le apetece fíar que todo marche bien por un buen rato. Pretenden que aquéllas sean las cúmulonimbos ulteriores a la borrasca. No saben. Angustia siempre ha estado allí. Y eso no lo entiende ella, no lo entendemos nosotros, no lo entienden elles, ni lo entiendo yo, pero no importa. No sé. Tanteando hasta tropezar con algo, no se qué, no sé cuándo, pero pronto, o quizás ni tanto.-

Más abajo hay peces, murciélagos y zorros que usted si desea puede alimentar

y eso nomás hay.