domingo, 18 de abril de 2010

Pensar nada / Pensar todo

"Me aterra llegar a Roma o a Camelar, y que me venga a domar.
Me amedrenta necesitar-(le) y que me llegue a negar.
Me obsesiona su misterio, y sin quererle estropear,
Me acuesto disfrazada, y no le puedo relatar.
Quizás, si espicho difónica este extraño
pasar, consiga escaquear este
detrimento
singular."


Mi Contradicción es que reclamo simpleza y me arredra expresar mi "posible" perogrullada, digo entrecomillas porque quizás, mi evidencia no es tan patente como pueda yo creer. Me tinca que nunca dijo nada, porque no habia nada, y entonces todos esos filmes en mi cabeza, en peligro de extinción, no tienen copia en otro universo. A pesar de que este sentir/pensar no es único, porque así lo prometí, me faltó un conflicto. Tan igual, es como olvidar. No notar su estar. Como si sola estar. Algo faltó, algo se perdió.-

No sé, extraño, es todo raro.
Demasiadas cosas atravesadas
en la tráquea y nadie que me
insistiera hasta el cansancio y
me hiciera confesar.


Por un momento fue cierto,
y fuí el zorro esperando
junto a las rosas, o en
la colina, quizás.


No sé, no quiero sentir tantas cosas.
Mejor, abandonar la mente, destruir
el pensar, desaparecer.

Más abajo hay peces, murciélagos y zorros que usted si desea puede alimentar

y eso nomás hay.