sábado, 13 de febrero de 2010

ya van dos meses

Hay pequeñas migajas en la línea del metro,
y voces femeninas que salen de las cajas.

Hay olas inmensas en el cielo.

Hoy los humanos tienen los pies blancos.

Las placas se cierran metálicamente. Hoy,
el celeste velo que lo cubre todo, se ha desteñido.

Hay árboles milenarios en la ciudad, quizás sea una condena.

¿Cómo podemos ver sin el vidrio? . No podremos nosotros,
pero sí, nuestros ojos vacíos.

Te lo he dicho mil veces. No hay respuestas de vuelta,
no hay ecos, ni sonidos. El
movimiento está perplejo.

Hay que tener los pies limpios.

Hay que contemplar los tiempos.

Se podría viajar a la velocidad de la luz, así desapareceríamos
mezclados con el entorno de poliuretano y acero.

Han sonado las campanas , todo se celera, pero no
podemos ganarle al día que se acuesta.-

Las palabras resultan extrañas.

Más abajo hay peces, murciélagos y zorros que usted si desea puede alimentar

y eso nomás hay.