viernes, 28 de mayo de 2010

Vagabunda Noctámbula

Partió un día, sin darle aviso a nadie. Se despidió
algo fría de-él. De-los-otros, con muchas risas,
y alegría (quizás fingía), era ambivalente.

Caminó a casa, iba absorta. De a poco se fue
percatando que en realidad la mentira era
tan evidente, que la había estado obviando; grande fue
su alegría al notar que ella también lo era, que
Finalmente, luego de un largo camino, doloroso
y difícil, lo había logrado sin siquiera saberlo.
Quizás, era su idea nomás, pero por primera vez en
su vida, pertenecía;
Muchas veces había querido huír de la
realidad, pero ahora, cuando observó los rostros
de todos aquellos seres, le pareció que todos éramos
patéticos, le pareció una situación monstruosa; ¿Cómo
era posible vivir tan engañados? Presas todos de sus
propias mentes, de sus propias construcciones y laberintos
mentales.

Quería estar sola. Curioso que antes huyera estrepitosa de
aquel misterioso estado. Ahora, podía contemplar tranquila
la realidad que era capaz de ver en/con sus ojos. Los
pedazos fugaces de lo real, se habían aparecido
como pequeñas gotas cayendo de un cielo.

Odiaba a todo lo demás. Sólo se sentía cómoda y satisfecha
con ella, su soledad.

Mientras marchaba por el camino, comenzó a silbar
una melancólica melodía: un vals francés.

Lo vislumbró todo. De pronto todo fue claro: el
dolor fluía de sus antiguas heridas. La sangre como arroyo,
corría mansa, saliendo de sus viejas fisuras, y entonces,
aquello no le pareció monstruoso. Se dió cuenta,
finalmente, de que el dolor era bello, el dolor era lo
más bello, y dejó que corriera como niño,
dejó que corriera alegre, risueño, tierno, joven,
ingenuo por sus venas.

Nunca antes había resultado tan placentero, tan
reconfortante el caminar. Mover sus piernas, impulsadas
por sus pies. Sentir cada paso y el suelo en sus
plantas. La textura de la superficie. Ese
pequeño golpe que sucede al colocar el
pie sobre el terreno nuevamente, luego de
haber volado o flotado por el espacio,
luego de haberse impulsado hacia el cielo
sin alas. Fue hermoso caminar.

Luego de caminar y silbar un pequeño trayecto,
escuchó a su viejo amigo, el viento; Fue sólo
un pequeño susurro; el sonido de las hojas, hojas de
álamo, ruido doloroso, doloroso como un niño
bello, hermoso, contemplativo.

Abrió su inmenso bastón, que era un paragua
y se sentó en la vereda; ya no era una
ciudadana,
era una vagabunda noctámbula. Se había acostum-
-brado a la noche fría y a la lluvia suave, con su
bastón paragua iba recorriendo el mundo y silbaba
melodías al pasar.

Ya lo sabía, así viviría; por un momento sintió
que comprendió todo lo que aquellos misteriosos
seres le provocaban.

La noche joven, derramaba una lluvia bella sobre
su cara. La luna, vagabunda eterna de la
noche estrellada. Espejo mágico
negro, del sol reluciente.

Esa luz que sólo es posible emanar de ella
y que sin embargo, no es de ella, no es
ella. La luna es negra. La luna es misteriosa.
La noche, la lluvia, la vida, son extrañas.
Todo, nada, y quizás un poco, o quizás casi
nada.-

martes, 25 de mayo de 2010

¿Cuál es el Límite?

Cuando se mira y se cree observar, ¿Qué es lo que se mira? y cuando se enfrenta, ¿Qué limita?. Extraña ilusión. La realidad de por sí ya es extraña. La alineación, ¿Será que conexas las pieles se palpan, como si el tacto fuera el tocar el agua con la punta de un pie, y las ondas resultantes se dirigieran lago adentro?. Ambas cáscaras son la orilla de lagos contiguos, universos paralelos. El roce es esa piedra o huella que ha tocado ambos, pero que ha elaborado ondas distintas, o parecidas quizás. Pero el fondo del lago nunca es el mismo, ni siquiera la superficie lo es. De todos modos es bella la reacción química que transforma el organismo.

41 horas se logra mantener despierta - desde las 11 am del día domingo, hasta el fundido a negro, a eso de las 4 am del día martes. Por eso todo ahora resulta. No se quiere volver a abrochar mal los cordones del zapato. Justo ahora que pensó que estaban bien amarrados, y resulta que le da la sensación de que los zapatos los tiene sueltos.

En fin, imitación, parodia mejor dicho. ¿Para qué? Sólo para divertirse un poco. Igual se conoce un poco. Se pensó que no volvería a decirse eso. Es asombrosa la capacidad de construir, es inverosímil a ratos.-

Y aquí, en el acto, se escriben palabras mientras se presionan esos cubitos blancos con pequeños signos pintados en cada uno de ellos. Y la combinación de estos signos, en este código que tantos años se ha considerado cotidiano y olvidado casi. Dedos moviéndose a través de cubos con una rapidez incalculable, mientras en la mente está el orden adecuado para proceder a cifrar lo que se planea decir. Se Apreta una tecla y así, hasta producir una serie de dibujos que siguen un patrón en la pantalla que enfrenta.

En fin, se debió haber subido esto hace un buen rato ya.-

domingo, 23 de mayo de 2010

Nevím

nosé
nolosé
nosénosénosé
creoquenolosé
nocreonosé
quizásnosé
quiénsabe
yonosé
nolosé
nosé


jueves, 20 de mayo de 2010

Diálogos visuales y cirros tornasol

Los ojos comunican tantas
cosas. Yo no sé lo que los
míos digan.

A veces creo que es
in-evitable que hablen.

Yo quisiera que las miradas
se conocieran entre ellas,
y que crearan un lenguaje
nuevo, un idioma mutuo.

Que al cambiar de colores
los iris, que al dilatarse o
contraerse las negras pupilas,
palpitaran en códigos
que sólo ellos, los ojos,
comprendieran.


Desde el metro, veo así las mañanas:
el sol escondido tras la silueta de las montañas,
en el cielo, unos cirros tornasol a lo lejos,
todo está frío, todo está gélido.

Y esas nubes con colores de burbujas,
especie de bufanda o sombrero suspendido por el viento,
un poco más arriba que la cima de la cordillera.

Entonces,
si pudiste verla,
te la cedo.-

viernes, 14 de mayo de 2010

Pies de Fotos

¿Y cómo encontrar la libertad entre tanto concepto? ¿Cómo liberar la mente de tanto contenido? A veces es bueno dejarse caer en el abismo del sinsentido. El absurdo canta una agradable melodía en la tierra invertida. Y el silencio susurra suspiros en las tardes siniestras en las que desde las rendijas te observo a lo lejos.-







"Hoy fue un día raro", Dijo ella, y yo, en mi mente intenté decifrar qué quiso decir, al decir raro. ¿Extraño, inusual, bizarro, poco común?. Después me puse a pensar que en realidad, cuando estamos más conscientes, notamos más las cosas, cuando despertamos de esa fiebre que nos maneja camino a la ciudad, como si en realidad lo cotidiano fuera a veces una especie de muerte, y lo raro, pedazos de vida que irrumpen en ella.-






Entre ventanas y ventanos
te imagino asomar.

Tus fragmentos aparecen
entre las numerosas ventanillas,
y yo como una pequeña voyerista
me quedo contemplándolos muda.-

El ensueño se va apoderando
de mi consciencia.-



Cinco meses
sólo pueden pasar
como una sima en
mis huesos vacíos.

Cuando se trata de
hablar de tí,
el recuerdo
a veces no basta.

ái-mís-siú-dá-díi
(Ireallymissyou)

miércoles, 5 de mayo de 2010

Azul

Dices que tienes necesidad de verme, pero,
eres tú el silencio y tu mirada tierna es tu
recurso retórico.


El hilo de tierra evita el detrimento por
relevación. Y el secreto a veces cohabita
en la utopía.

Cierras mis ojos y olvido respirar, como
si morir no importara, como si vivir no
importara, como si soñar no requiriera
de oxígeno. Me quedo dormida, tranquila,
sintiendo tu palpitar.

Realidad, tal cual, en pedacitos
de vidrio roto, pulidos por la arena
y el mar, sobre mis párpados cansados,
sobre los tuyos cerrados.

Tu inspección muda, tan llena de sentido,
en el fondo vacío del azul que habita mis huesos,
me cobija y me apalea ambivalente, calando
sutilmente bajo mi embrollado esternón.

Navegas por los mares en un barco origami,
y yo estacionada en una isla de lienzo, te saludo
desde lejos. Un papalótl sale de mis heridas
y el hilo curado llega a tus pies.

Las cumulonimbus se mecen en el cielo,
y juegan a encontrarle formas a la tierra.
Mientras nuestras pieles se iluminan con
la luz del poste que se cuela por la ventana
de tu habitación.


Todo está calmo, silencioso y azul.-

Más abajo hay peces, murciélagos y zorros que usted si desea puede alimentar

y eso nomás hay.