miércoles, 18 de noviembre de 2009

Por favor

Las venas se dilatan precipitándose a las barrancas.
Ya gira la manecilla de la olla a presión.
Las escaleras mecánicas no tienen botón de reversibilidad.
(Presione el botón rojo y no volverán a funcionar.).
Jodida mujer que no sabe cuando detener la violencia.
La miloskuva estrava atrascada en la bulinkuva.
De pronto, el puente se quebró,
y las cáscaras de vinilo no lograron desarmar el porche de Martín.
Tomás, por favor.

Más abajo hay peces, murciélagos y zorros que usted si desea puede alimentar

y eso nomás hay.