jueves, 13 de agosto de 2009

Mis sueños

Te encontré
en mi caminata nocturna
(justo cuando
el farol
alumbraba

hacia la mar)

Te rodeé con mis brazos,
y mis labios acariciaron tus mejillas .
En la fría lluvía que caía
en
mis sueños
Los vehículos pasaban raudos,
y la gente atumultada
nos chocaba violentamente.


yo sin pensar en el devenir
y tú
con tu habitual y clara voz.


Mis dedos
regaron
esos brotes de semillas,
pero
no sé
si la tierra los cobije
tanto como mi corazón
cobija esta idea.
Cada vez que te miro,
mis mejillas me delatan,
y La luz del día sólo revela
lo lejano que pueden llegar
a estar tus pensamientos
de mi existencia.
El Dolor como de quemadura
que me provoca descubrir
que quizás nunca jamás
llegue a saber quién eres
me acompaña como un calor tibio
que me oprime
con sus pequeñas
manos
afiladas
la tráquea.

Creo que si nunca
llego a conocerte
,

desapareceré
entre el Ruido
y el silencio
de mi Corazón enfermo.

Más abajo hay peces, murciélagos y zorros que usted si desea puede alimentar

y eso nomás hay.