viernes, 30 de octubre de 2009

Bolsillo de Perro Ciego

Llevo 40 días y cuarenta noches
acarreando un bolsillo
de perro ciego.

Y,
Aunquelgatoduermasobrelmedidordelaguacurrucadoentrelosyuyos,
Yelsaucemerocelassienes,
llevo cuarenta días y 40 noches
acarreando 1 bolsillo
de perro ciego.

Deposito un dedo, a veces,
pero la mano nunca cupo
ni cabrá.

Las pezuñas me molestan al caminar,
y las palabras se atiborran en la alacena,
se acumulan en párrafos, luego en textos,
para finalmente apiparse en innumerables hojas,
que me cortan los bordes del Cordial.



Yo sé,
que la trifulca no marchaba hacia el mismo pueblo,

pero el bolsillo de perro ciego la desenfocó,
peripecia con más palta que comino.

En todo caso,
el perro ciego nunca dejó de ladrar,
mostraba la dentadura amarilla,
los colmillos de celofán.

Noto-ego-nomás,
lo que este hocico infectado escupe hacia el mismo cielo.

Epidemia Casmódica,
estiramiento masivo de brazos
y diafragmas,
Obturación Irisiana inmediata.

¿Quién dijo que eran buenas?

lunes, 12 de octubre de 2009

Con o Sin Ema

Lejos y lejano,
Lejanía lejana,

Constante alejar.-



Me alejas, a lo lejos.-
Qué lejanx eres.-
Qué lejos estás.-




Cinenfrentamientos.
Cinespacio.
Cinestesia.
Cinestruendos.
Cinergia.
Cinespera.
Cinenecuentros.
Cinestrellas.
Cinebrio.
Cinespejos.
Cinestelas.
Cinepopeyas.
Cinedad.
Cineludir.
Cinensueño.
Cinelgante.
Cinedredón.

Sin E.
Sin É.

Cinelephánt.
Cinelevar.
Cinelectos.

Cineso.
Sin esto.
Cineco.

Cinembargo.

Sin Ema.

Cinemigrar.
Cinempleo.
Cinencajar.
Cinenceder.
Cinempedrado.
Cinenderezar.
Cinescoba.
Cinestrías.
Cinetapas.
Cinescrúpulos.
Cinengaño.
Cinerror.
Cinestrés.
Cineuforia.
Cineclipse.
Cinenvidia.
Cinentorno.
Cinespinacas.
Cinescazo.
Cinermita.
Cinescritorio.
Cinestar.
Cinexistir
.



Sin Ema
Sin é
...
..
.

martes, 6 de octubre de 2009

Hecatombe en los campos de Schwann

El absurdo quebró
con los conductos de
mielina,
y los trozos rotos
aún están bajo
mis pies.-

El Perro de la esquina se comió las aceitunas
y ha dejado los cuescos
en el plato de
Tomás.-

Mi abuela no sabe usar las escaleras,
pero mi gallo no cantaba por cantar,
le gustaba contar las mañanas,
quizás por eso la almohada todavía está partida
y la Justicia no ha encontrado el libro en mis entrañas.

Mi codo acongojado se queja de mi alegría
y la espanta hacia algún lugar lejano.

jueves, 1 de octubre de 2009

Análisis cualitativo de las estrategias visuales dentro del paradigma Intrínseco

Los sucesos acaecidos en la casa de los Herrera dista mucho de ser algo objetivo, más bien la consolidancia de las partículas estigmatizadas por una coerción sucesiva de paralelismos intangentes y la absoluta decadencia de los ritos pederastas presentes en la concadenación simbólico-icónica de la que fueron partícipes los sujetos alborotando la constancia del equilibrio bilateral en lo que a comunicación interna se refiere, entrega una organización ambivalente donde los lugares específicos del texto antes mencionado subyacen en un profundo horizonte abisal del cual sólo los albergados en el código lingüístico podrán llegar a redimir, concentrar y prolongar durante su estadia en el polivalente y ambiguo proceso de remembranza sexagesimal. Es por ello, que cada vez que una explosión irrumpe en la hecatombe del universo fractal, el espacio palíndrome de los sentidos alberga un dejo de inexistencia parafernal, del cual estamos muy lejos de llegar a abrazar algún día. No obstante, visualidando los objetivos sígnicos que necesitan de cierta mansedumbre, traspasan las membranas uterinas de la torpeza que las tropas pudieron haber desencadenado sin siquiera haberlo planificado anteriormente. Dicho sea de lo cual jamás llegaremos a alcanzar el promedio de superfluosidad incandescente dentro de diversas corrientes epistemológicas en cuanto a lo de espacio tautológico se refiere, siendo la interdependencia completa y absolutamente inherente a la especie de género subyugado en la matriz del mundo.Teniendo en cuenta lo anterior, podríamos pensar que el sintagma concretamente metaforiza el defecto que las circunstancias cinematográficas atemporales muestran en la presencia de una alegoría interdependente, aunque no cabe duda que las interconexiones sinápticas jamás pasarán a ser parte del ecosistema estructural y poético del cual Los Herrera querían llegar a develar. Todos sabemos que en lo más profundo de los paradigmas, el encuadre circular jamás podría sobrellevar una paradoja tan sucesivamente especial. En otras palabras, ¿Me prestas la sal?.

Más abajo hay peces, murciélagos y zorros que usted si desea puede alimentar

y eso nomás hay.